🚨 ¿Buscas libros de UI/UX e investigación? Descubre mis favoritos aquí

Por qué los diseñadores deben aprender negocio

Escrito por Cris Busquets. Publicado en Opinión

Diseño y negocio - uiFromMars

El discurso alrededor del diseño siempre suele estar encallado en la siguiente pregunta:

¿Los diseñadores deben programar?

Después de darle unas cuantas vueltas, he llegado a la conclusión de que esta no es la pregunta correcta.

Básicamente porque da absolutamente igual.

Un diseñador que sepa programar podrá hacer sus propios proyectos y, quizás, ayudar al equipo de desarrollo. Pero no por ello es mejor diseñador ni aporta más a la empresa.

Lo que debe aprender un diseñador es negocio.

Claro que «deberíamos» aprender muchas más cosas, pero parece que nos quedamos encallados en el UI, sin ver todo lo que podemos llegar a aportar y comprender.

El diseño vive en un negocio

Los diseñadores trabajamos en empresas o para clientes que tienen un negocio. Esto es obvio, ¿verdad?

Y esa empresa se mueve en un sector determinado, en un mercado concreto y, además, probablemente tendrá competidores.

La empresa tendrá, también, unos objetivos a corto, medio y largo plazo.

Y, obviamente, tendrá un modelo de negocio determinado, con un tipo de usuario concreto y otras métricas varias.

Pues bien. Absolutamente todo lo que estás diseñando afecta lo que te acabo de mencionar.

Obviamente, primero debes dominar todo lo relacionado con el diseño. Debes saber de paletas de colores, retículas, resoluciones, tratamiento de imágenes, tipografías, procesos de diseño

No sirve de nada abrir otro melón (negocio) si todavía estás dominando el primero.

Lo que quiero decirte con todo esto es que, más allá de trabajar en lo que forma parte de la propia profesión de diseñador, también debes pensar en términos de negocio.

Se trata de priorizar… con el usuario

Tu foco siempre tiene que ser el usuario (esto es de cajón), pero al diseñar debes considerar también qué necesita la empresa.

Es decir, conocer por qué motivo estás diseñando esa pantalla, funcionalidad o página web. Porque detrás habrá algo relacionado con el negocio, no un capricho.

Quizás es que hay que conseguir que una área de negocio funcione mejor. O lograr alcanzar las 500 ventas diarias en 4 meses. O afianzar los valores de la empresa para que sea más fácil diferenciarla de la competencia.

Y, con esto en mente, a menudo habrá que priorizar.

Es posible que te sangren los ojos cuando visitas cierta página de la web, porque está absurdamente mal diseñada y tienes unas ganas terribles de cambiarla. Pero también es bastante posible que, si está así, es porque recibe pocas visitas o no es una área que el negocio considere prioritaria.

En este caso deberás ser capaz de ignorarlo y centrarle en lo que es importante.

Cuando te llega una tarea, debes tomarte el tiempo necesario para comprenderla bien. Y no me refiero a que entiendas qué hay que hacer, sino por qué hay que hacerlo.

Te pongo un ejemplo.

Si se trata de añadir un nuevo campo en un formulario de alta, es importante que conozcas por qué se quiere añadir ese campo y qué se persigue.

Puede tratarse de un campo para captar más correos. Y este habitualmente se quiere poner lo más arriba posible, simplemente porque así es más fácil que los usuarios empiecen a rellenarlo.

Si dejan el proceso a medias, por lo menos ya se habrá captado el correo, que ayudará a incrementar impactos y ayudará a que acabe en una nueva alta.

Poner ese campo demasiado abajo probablemente disminuirá la captación y, por lo tanto, la cantidad de altas. Y, de rebote, perjudicará los objetivos y otras métricas que te comentaba al inicio.

¿Cómo y qué aprender de negocio?

Pensarás que todo esto está muy bien, pero… ¿por dónde hay que empezar?

Te cuento lo que me ha ido bien a mí.

Es obvio que los estudios que tengas ayudan, pero tampoco hace falta ir pagando carreras y otros estudios superiores tontamente.

En mi opinión existen dos formas de aprender lo más básico:

  1. Una es que crees un side project en el que tengas que hacerlo todo, desde la etapa de conceptualización al lanzamiento y mantenimiento. Así podrás conocer el ciclo entero y aprenderás, casi a la fuerza, conceptos nuevos. Llegará un momento en el que solo querrás hacer mejoras en diseño para mejorar los resultados (vaya, como una empresa… ;D).
  2. La segunda opción es aprender los conceptos básicos en un negocio, que te explico en el siguiente punto.

Conceptos básicos de negocio

La siguiente lista no pretende ser exhaustiva, pero sí pretende ofrecer una guía para que sepas por dónde puedes empezar 🙂

Aunque antes de nada, si lo tuyo son los libros, te recomiendo «Idea, producto y negocio: tres pasos en la creación de productos y servicios digitales innovadores» de Justo Hidalgo, un libro que ya me he leído dos veces.

Con él aprenderás sobre generación de ideas, priorización de funcionalidades, analítica, UX… un compendio de todo lo que necesitas saber como base. Lo encontrarás en Amazon a muy buen precio.

Análisis de la industria

Por ejemplo, si trabajaras en Uber, se trataría de aprender sobre la industria del transporte. ¿Fever? Entretenimiento. ¿Glovo? También transporte. ¿King? Juegos. ¿BBVA? Bancaria.

Conoce la competencia

¿Qué otras empresas ofrecen el mismo producto o  servicio? Si las estudias periódicamente podrás ver cómo resuelven ellos los problemas (que probablemente se parecerán a los de tu empresa) y aprender de sus errores.

Si conoces la competencia estarás más preparad@ para anticiparte a ellos, diferenciarte y ofrecer propuestas más innovadoras.

Números, métricas y objetivos

Es importante que conozcas qué cifras quiere conseguir la empresa a nivel de ventas, altas o lo que sea de referencia en ese caso. También es vital conocer los objetivos que se persiguen.

Sin ninguno de estos datos será difícil diseñar «algo» que permita a la empresa acercarse a ellos.

En este caso se trata de que hables con el CTO, Product Owner, Project Manager, CEO… o quién pueda darte información de este tipo.

No tengas miedo a preguntarla: deben comprender que lo necesitas para hacer bien tu trabajo y poder remar todos a una.

Conocer estos datos te permitirá hablar su idioma y poder presentar los diseños hablando de lo que quieren oír: incremento en ventas, reducción de costes, consecución de X o Y objetivo, etc.

Más referencias

Más allá de lo que te he ido comentando a lo largo del artículo, te dejo aquí con otros artículos de uiFromMars que te serán útiles:


Deja tu opinión

  1. Christian

    Buenas.

    En referencia a:
    «¿Los diseñadores deben programar? esta no es la pregunta correcta, básicamente porque da absolutamente igual. Un diseñador que sepa programar podrá hacer sus propios proyectos y, quizás, ayudar al equipo de desarrollo. Pero no por ello es mejor diseñador ni aporta más a la empresa.»

    No estoy muy de acuerdo. Los diseñadores no deben tener nociones de programación para programar en la empresa, si no para empatizar con el equipo de ingeniería, con los cuales deben trabajar estrechamente desde el primer día del inicio del proyecto. Sabiendo programación, las conversaciones entre ellos sobre qué funciona o qué no, serán más fluidas y más entendibles entre ellos. Sabiendo programación, el diseñador no solo podrá diseñar para un elemento específico del proyecto, sino que siempre tendrá en mente el tiempo que se necesitaría para programar la solución que está diseñando, dado que en muchos casos hay plazos de entrega, y teniendo en cuenta lo que se tardaría para cada diseño, agilizará la forma de pensar y diseñar del diseñador. Cuando un diseñador está diseñando una solución a un problema del producto, es muy importante que entienda si la solución que está planteando requerirá de una semana de trabajo o de varios meses, y si es viable con el lenguaje/tecnología que estén usando los programadores.
    Expones que el diseñador debe saber de negocio, pero no por ello va a ser el encargado del negocio, sino que debe tener los conocimientos en mente a la hora de diseñar. Pasa exactamente igual con la programación. Conocimientos en esta materia te ayudarán a un mayor entendimiento con ingeniería. De la misma forma que para un arquitecto, tener conocimientos básicos de albañilería, le ayudará un poco a la hora de diseñar casas o hablar con los albañiles, lo cual no significa que se vaya a poner él/ella a poner ladrillos. Solo opinión en base a mi experiencia!

    Gracias por el artículo, muy interesante 🙂

Deja tu comentario

Tu email no será publicado. Los campos con asterisco son obligatorios.