Guía de networking para diseñadores/as

Networking: Guía para diseñadores

Networking. Una palabra que siempre me ha dado urticaria. Seguramente porque soy muy introvertida y no considero que me salga natural eso de “conocer gente”.

Con los años he aprendido que es muy importante construir una buena red profesional para poder crecer y abrir puertas que jamás te imaginaste que podrías abrir.

Te cuento qué he hecho yo durante los últimos años. Espero que te sirva 🙂

TOC

El impacto del networking

Empezaré el artículo al revés, explicándote primero por qué lo necesitas. Aunque es difícil conocer los datos reales, se estima que sobre el 70% y el 80% de las ofertas de empleo nunca llegan a publicarse.

Es evidente que conocer a otras personas del sector te puede abrir las puertas a un empleo, pero también a enriquecerte a ti como persona y a aprender de otras perspectivas.

Si echo la vista atrás, todos los trabajos que he tenido los he encontrado por recomendaciones. Normalmente ha sido porque o bien alguien me ha enviado la oferta, o alguien que trabajaba dentro de esas empresas enviaba mi portfolio a recursos humanos.

El sector del diseño, como muchos otros, está saturado. Las empresas buscan cubrir posiciones, y suele ser más cómodo evaluar a alguien que te recomienda alguien directamente, que no leer decenas (o centenares) de portfolios.

¿Está todo perdido? No.

¿Qué es el networking y cómo hacerlo bien?

Networking (o “hacer contactos” según la Fundéu) es una expresión que se utiliza para referirse al proceso de conocer o establecer vínculos con otras personas de la misma comunidad profesional.

Además, en el contexto del diseño, puede significar:

  • Acceso a ofertas de empleo
  • La oportunidad de aprender de otras personas
  • Construir tu reputación e incrementar tu visibilidad
  • Recibir feedback constructivo

¿Cuál es tu objetivo?

Aunque siempre he hecho networking “sin darme cuenta”, si reflexiono sobre ello creo que siempre se ha tratado de conocer otras perspectivas sobre el diseño.

Me gusta conocer cómo otros entienden la profesión, cómo solucionan los problemas y de qué manera aprenden.

¿Qué quieres tú? La respuesta a esta pregunta te ayudará a identificar las oportunidades de networking, a escoger las adecuadas y a empezar a avanzar.

Cómo hacer networking: consejos

Pregunté a varias personas qué recomendaban hacer en actividades de networking. Léelas, especialmente si tú también eres una persona introvertida 🙂

  • No vayas solo/a. Siempre es más fácil “entrar” en conversaciones si vas con alguien. Especialmente si este alguien ya conoce a otras personas y puede presentarte. Si no te acompaña nadie, trata de encontrar a quien veas que esté como tú.
  • Ten en cuenta que un gran porcentaje de las personas que hay allí tienen el mismo problema que tú.
  • Acércate a los círculos en los que se esté hablando algo que te llame la atención. Preséntate educadamente y comparte tu punto de vista (si tienes algo que ofrecer).
  • Esto depende de la organización, pero ayuda tener una etiqueta con tu nombre/cargo/especialidad. Hace más fácil acercarte al resto.
  • Si estás en un grupo, propón un tema o pregúntale algo a alguien. Nos gusta hablar de nostros mismos, así que a partir de allí ya puedes generar conversación

Oportunidades de networking

A continuación te comparto algunas de las estrategias de networking más comunes, y cómo las he aplicado yo.

Familia y amigos

Empieza con ellos. Explícales qué haces y enséñales tu trabajo. Hazlo aunque sus profesiones no tengan nada que ver con el diseño.

Nunca sabes si pueden cruzarse con alguien que necesite un perfil profesional como el tuyo.

Un clásico: las redes sociales

LinkedIn y Twitter son dos de las herramientas más comunes para encontrar y conectar personas.

Una conexión significa que esa persona verá qué publicas. No hace falta que escribas un blog, puedes publicar tu portfolio, algunos proyectos y herramientas que te parezcan curiosas. No te olvides de interactuar y contestar también a las publicaciones de otras personas 😁

Lo que no te recomiendo es conectar y no hacer nada. Tampoco escribas mensajes directos a puerta fría cada dos días (y lo que es peor, tratar de venderles algo). Igual que en persona no irías directamente a pedir algo, no lo hagas en redes.

Haz un buen trabajo

Lo que mejor ha hablado de mí siempre es mi forma de trabajar, la calidad y los resultados.

Siempre he tenido un buen portfolio y he tratado de tener buena relación con todo el mundo (no siempre lo he conseguido, claro). Tu trabajo va a hablar siempre por ti. Aunque tú no estés.

Participa en eventos (o monta un evento)

Trata de participar en eventos presenciales o en remoto. Suelen ser una buena oportunidad para rodearte de personas con un perfil similar al tuyo y con intereses comunes.

No te mentiré: si no conozco a nadie, casi siempre que iba a un evento acababa en una esquina viendo como los demás interactuaban. Con el tiempo he ido perdiendo el miedo, pero sigue siendo algo que me genera respeto.

Los cuatro que organizamos el festival. Casi no se me ve, pero soy la segunda por la izquierda 🙂

En 2014 empecé a codirigir un festival de diseño, Creatus Dominus. Quizás no hace falta llegar a ese extremo, pero la verdad es que fue una experiencia muy positiva para aprender a conectar con más gente y poder conocer otras disciplinas.

Cómo crear conexiones duraderas

Recuerda siempre que es un camino de doble sentido: hay que escuchar activamente y ofrecer información valiosa.

Hace un tiempo leí un libro, Dar para recibir (Go-giver, de Bob Burg y John David Mann), que cambió mi enfoque.

Los autores defienden que dar y servir a los demás es la clave para recibir en el futuro: es imposible cosechar algo si primero no se siembra.

Tu valor real se mide por la cantidad de valor que aportas, en comparación con lo que recibes como pago.

Apuntes finales

Se trata de que logres posicionarte en el “top of mind” de alguien. Por ponerte otro ejemplo: hay personas que, aunque no he conocido en persona, siempre las recomiendo. Porque sé que hacen buen trabajo, son buenas personas y saben lo que hacen.

Y también hay otras que me recomiendan a mí cuando oyen que alguien busca una diseñadora de producto digital.

Es un trabajo de años, de pico y pala, pero con el tiempo puede dar buenos resultados. Puede ser aterrador y desalentador, pero vale la pena.