¿Cuándo está acabado un diseño?

Escrito por Cris Busquets. Publicado en Diseño UI

¿Cuándo está acabado un diseño?

Durante las últimas semanas he estado trabajando muy intensamente en el rediseño del proceso de alta, página de tarifas y la página principal de Holaluz.

El proceso de alta en particular ha sido un proyecto bastante complejo. Más allá de que en sí es una de las partes más delicadas de un producto —es justo la parte final del funnel y lo que acaba convirtiendo al interesado en cliente—, había que incluir mucha información de la mejor manera posible.

Y, en realidad, de no haber tenido claro hasta dónde teníamos que llegar y la fecha límite, podríamos habernos quedado diseñando esa parte durante años.

¿Cuántas veces te has preguntado si ya está acabado un diseño?
¿Si vale la pena continuar dándole vueltas?

 

En el trabajo parece que siempre hay cosas que corregir, rehacer, revisar, reajustar, repasar, re…

Cuando doy clase me pasa algo parecido: los alumnos suelen frustrarse porque siempre que ellos ven algo como «acabado», yo tengo algún comentario que hacerles. O bien porque se han olvidado de una parte del brief definido, o porque hay algo que mejorar.

En el mundo profesional, la duda sigue existiendo: ¿hasta cuándo debo darle vueltas a un diseño?

Empecemos…

¿Cumple con lo que debe?

Algo básico de inicio: sin tomar bien los requisitos de un proyecto es imposible, de entrada, saber si el diseño estará terminado en algún momento.

Tomar requisitos te permitirá saber qué objetivo persigues:

  • ¿Se trata de rediseñar una web?
  • ¿Plantear de cero una nueva funcionalidad?
  • ¿Arreglar una página concreta que no convierte bien?
  • ¿Diseñar una aplicación entera?

Y después de estas preguntas, vienen algunas más:

  • ¿Para qué hay que hacer este  rediseño?
  • ¿Qué se persigue con la nueva funcionalidad?
  • ¿Qué significa que «no convierte» bien?
  • ¿Por qué hay que diseñar una app entera? ¿Qué se persigue?

Ya estarás viendo por dónde van los tiros: si no sabes qué haces y por qué lo haces, será complicado saber el estado del proyecto.

Te puedes pasar días, semanas y meses «dándole vueltas».

Si lo tienes claro, obviamente el diseño estará acabado cuando cumpla los requisitos iniciales que se plantearon. Pero no es tan fácil.

Define la mejor versión posible

Ahora que ya tienes claro qué haces y por qué, es necesario tener claro cómo será el proyecto.

En cualquier proyecto que inicies tendrás límites. Y eso no es malo: el diseño necesita límites, porque entre otros aspectos, permiten saber qué hay que hacer y en qué condiciones.

Con una fecha de entrega definida podrás pautar bien qué puedes hacer en este tiempo y definir cuál es el producto mínimamente viable (MVP). Es necesario acordar con el cliente (sea cliente final, equipo de marketing, producto… o incluso tu profesor/a ;D) qué contiene este MVP y qué no.

Esto puedes hacerlo mediante un Definition of Done. Esta es la definición de la Agile Alliance:

«The team agrees on, and displays prominently somewhere in the team room, a list of criteria which must be met before a product increment “often a user story” is considered “done”.»

Alinear las expectativas es lo más importante y es uno de los aspectos por los cuales se dice que en diseño hablamos más que diseñamos, a veces.

Dar cera, pulir cera: ir mejorando poco a poco

La diferencia entre el diseño digital y el diseño impreso es que el primero nunca está acabado.

En el diseño impreso, cuando has diseñado el flyer y lo has llevado a imprenta, ya está.

No sucede lo mismo con el diseño digital.

Cualquier aplicación o página web es un ente vivo que hay que ir cuidando periódicamente: se debe alimentar con contenidos nuevos, incluir nuevas funcionalidades, comprobar cómo está funcionando y plantear mejoras…

 

Apuntes finales

Lejos de querer desanimar, lo que pretendo con este artículo es explicar, sencillamente, que nunca debemos dejar por cerrado algo.

Sí debes cerrar el proyecto cuando haces el primer lanzamiento, pero ten siempre en cuenta que, probablemente, será necesario continuar refinándolo periódicamente.

No sé a ti, pero a mi me encanta la sensación de ir mejorando algo que ya existe para poder alcanzar de la mejor forma posible los objetivos establecidos 🙂


Más artículos que te interesarán:

Introducción a Framer: Primeros pasos

Design Tokens: qué son, ventajas y cómo diseñarlos e implementarlos

9 trucos para mejorar tu workflow y ahorrar tiempo con Figma

Deja tu comentario

Tu email no será publicado. Los campos con asterisco son obligatorios.

Únete a 2.621 diseñador@s y recibe los mejores contenidos para crecer.


No te enviaré spam. Recibirás un correo semanal y descuentos promocionales. Podrás darte de baja cuando quieras.