Prototipos de baja y alta fidelidad: diferencias y cuando usar qué

Escrito por Cris Busquets. Publicado en Diseño UX

Prototipos de alta y baja fidelidad: diferencias

En nuestra profesión se suele hablar mucho de hacer prototipos. Hay mucho contenido sobre cómo hacer prototipos con diferentes herramientas, ya sean Figma o Sketch, pero: ¿qué diferencia hay entre los prototipos de alta y baja fidelidad? ¿cuándo es mejor usar cada uno?

En este artículo exploraremos estas diferencias y algún que otro truco.

¡Vamos allá!

¿Qué es un prototipo (y qué no)?

En el contexto del diseño de producto digital, prototipar es crear un artefacto que permita imitar la funcionalidad de parte de una página web o aplicación para, idealmente, ponerlo a prueba con usuarios.

Puede ser de una sola pantalla o representar un flujo entero y sirve para visualizar de una forma más tangible cómo se interactúa con aquello que se ha diseñado.

Todo lo que sea estático como los wireframes o mock-ups no puede considerarse que sean prototipos, ya que no existe ninguna interacción en ellos.

¿Por qué necesitas hacer prototipos?

Porque un diseño en Figma o Sketch lo aguanta todo y es justo cuando pones a prueba esa interacción y las distintas conexiones entre pantallas y estados que aprendes y detectas si está bien construido o si falta algún elemento.

Estos no son todos los momentos en los que puede ser útil hacer un prototipo, pero a modo de guía sirven para:

  • Explicar cómo será la aplicación a stakeholders y que puedan hacerse una idea real de cómo será una vez está desarrollado el diseño.
  • Hacer pruebas con usuarios para aprender si pueden alcanzar los objetivos o realizar alguna tarea determinado. Esto permite, en ocasiones, detectar errores en el flujo planteado o si faltan o sobran elementos como avisos, pantallas intermedias, botones para volver atrás o deshacer, etc.
  • Facilitar el trabajo al equipo de desarrollo, que tendrá más claro cuál es el comportamiento esperado. Aunque se compartan documentos como el diagrama de flujo o el archivo entero de Figma, si quien desarrolla no ha estado muy cerca del proyecto, puede ser que se confunda. Un prototipo lo clarifica todo.

¿Qué es la fidelidad?

La fidelidad en el contexto del diseño y de los prototipos depende del contenido, el diseño visual y la interacción.

Teniendo esto en mente, ya podrás identificar mejor las diferencias entre los diferentes tipos de prototipos.

Diferencias entre prototipos de alta y baja fidelidad

Prototipos de baja fidelidad

A rasgos generales suele considerase que un prototipo es de baja fidelidad cuando no tiene el contenido final (por ejemplo, usa lorem ipsum), no tiene el diseño visual final o no contiene todas las interacciones. Los prototipos de baja fidelidad pueden ser bocetos en papel o incluso documentos de Figma o Sketch, pero en ningún caso se verán como el producto acabado.

Para que al hacer un test los usuarios no confundan el prototipo de baja fidelidad con el diseño final, es recomendable que no tengan color, solo una paleta de grises, y solo los textos necesarios.

En algunos casos pueden ser tan simples como la imagen que verás a continuación. En mi opinión, estos son útiles cuando estás probando diferentes ideas y quieres compartirlas con otros perfiles de diseño o producto. Puedes utilizar POP (Prototyping on Paper), que te permite hacer fotografías de bocetos y convertirlas a prototipos para iOS y Android.

Ejemplo prototipo baja fidelidad

Ventajas de los prototipos de baja fidelidad

  • Son baratos y rápidos de hacer
  • Permiten probar de forma rápida interacciones y flujos sencillos
  • Son fáciles de iterar si hay que hacer modificaciones
  • Pueden utilizarse para explicar internamente el producto a los equipos de desarrollo, marketing y otros stakeholders

Desventajas de los prototipos de baja fidelidad

  • No reflejan el estado final del diseño y la interacción, hecho que pueden invalidar los tests con usuarios si no están bien planteados

Prototipos de alta fidelidad

Los prototipos de alta fidelidad suelen acercarse mucho a cómo se verá ese diseño una vez sea “real” y esté desarrollado. Eso son más caros de producir, tanto en recursos como en tiempo, pero son los más adecuados para probar interacciones complejas.

Ventajas de los prototipos de alta fidelidad

  • El feedback obtenido en los tests con usuarios será útil, completo y basado en un artefacto que está muy cercano a aquello que se producirá
  • Si los prototipos de baja fidelidad sirven para mantener en el loop a los stakeholders, los prototipos de alta fidelidad sirven para obtener de forma más fácil la aprobación de la propuesta.

Desventajas de los prototipos de alta fidelidad

  • Requiere mucho más tiempo preparar las interacciones
  • Incrementa el coste de producirlos, especialmente debido a que se requieren herramientas específicas y quizás perfiles especializados en ello

Apuntes finales

La mejor manera para saber “cuándo es mejor utilizar qué prototipo” es con la experiencia y probando. En este artículo he intentado resumirte las ventajas y desventajas principales de cada tipo para que puedas escoger el que mejor se adecúa a tus circunstancias y a las del producto/proyecto.



Esto también te interesa 👇

Entrevista Eva Janeiro

Entrevista a Eva Janeiro, Content Designer

5 razones por las que necesitas un proceso de diseño

5 razones por las que necesitas un proceso de diseño

Diseño UX/UI en Web 3.0

La Web 3.0 y el «nuevo» diseño

Deja tu comentario

Tu email no será publicado. Los campos con asterisco son obligatorios.